Blogia
Papel Diario

Pablo García y El Callejón: jazz del barrio

Pablo García y El Callejón: jazz del barrio

Miguel Lozano

Caracas.- De Pablo García se ha dicho que es el rey del free-jazz venezolano y parte de la vanguardia musical caraqueña que recoge lo más actual de la música mundial sin perder de vista la raíz nacional.

En sus interpretaciones, marcadas por una veneración a la improvisación, hay de todo: desde el sonido de New Orleans, hasta los ecos ancestrales y caribeños, para dar como resultado una música urbana y universal.

Pablo fundó El Callejón en 2003, un nombre que no solo sirve para identificar a la agrupación sino también reafirma la pertenencia de estos músicos al barrio, como célula de la sociedad moderna.

En una tarde de jazz en La Estancia â?"centro cultural de Petróleos de Venezuela (PDVSA)-, luego de una sesión con su amigo Xavier Padilla, bajista y trotamundos musical venezolano, conversa con Prensa Latina sobre aspectos de la actualidad del género en el país.

-El jazz ha sido siempre una especie de contradicción en Venezuela. Aquí se le considera una música elitista, burguesa y es lo contrario: nació de la discriminación, es popular, enraizada muy políticamente.

El jazz surgió a partir de la reacción de la lucha social y civil norteamericana, como propuesta de liberación. Es la única música realmente internacionalizada, internacionalista.

-¿Y que pasó en Venezuela?

-Aquí la propaganda la llevó a una forma pequeñoburguesa. Lo que sucede es que vamos a los locales a tomar whisky, a disfrutar de aire acondicionado y escuchar una música que no nos incomode.

-Tienes una pasión por la improvisación, algunos te consideran padre del free-jazz venezolano.

-Es que el jazz ha sido siempre música espontánea desde sus comienzos en Nueva Orleans, la cuna, y el free-jazz va más a esa raíz que el jazz standard. La improvisación colectiva se practicaba allí. El free jazz recupera eso.

Además, está en el origen de la música: la primera manifestación musical tiene que haber sido improvisada.

-¿Cómo vez el futuro del jazz en Venezuela?

-El músico mismo debería de ver la raíz verdadera del jazz, que está en la lucha social. Es cierto que hoy ha cambiado mucho la cultura y esta expresión se ha expandido, ha salido a la calle, pero falta todavía mucho por recorrer.

La música debe ser tomada como arte, no sólo como diversión. Es lúdica pero también pensada ideológicamente.

Sobre el escenario Pablo García se vuelve dueño y deja atrás una aparente timidez, propia de los pueblos indígenas.

Interpreta una variedad de instrumentos, pero fundamentalmente el saxo (tenor y soprano), sin olvidar algunos poco conocidos de procedencia aborigen.

Todo ello lo hace ver de inmediato como un verdadero creador de grandes posibilidades interpretativas y una espontaneidad relevante que marca lo que compone y toca. Se ha autodefinido como "saxofonista sin collar".

Sus músicos, como él mismo, provienen del barrio capitalino Sarría y la mayor parte de Autana, una agrupación que nunca grabó un disco pero marcó una etapa de los años 80 del siglo pasado en el "underground" caraqueño.

Muchos como el propio Xavier Padilla y el percusionista de reconocimiento internacional Orlando Poleo, consideran a Pablo su maestro, expresión de una docencia ejercida desde el barrio, como toda su música, urbana y ancestral.

Fuente: Prensa Latina

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres