Blogia
Papel Diario

Entrevista: Sir Augusto Ramírez

Entrevista: Sir Augusto Ramírez

Jazz con cuatro

Miguel Lozano/Foto: Alberto Corona

Caracas.- "El cuatro está viviendo uno de los mejores momentos", asegura Sir Augusto Ramírez, entusiasta promotor de este instrumento venezolano, quien al tiempo que defiende la tradición lo incorpora en su grupo de jazz.

Nacido en el estado Anzoátegui, Ramírez es egresado de los conservatorios nacionales de música Juan José Landaeta y José Ángel Lamas de Caracas, fue violinista de la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela y docente con más de 30 años de experiencia.

Sin embargo a Sir Augusto se le conoce hoy más por su afanes a favor de la música tradicional y su presidencia de la fundación Su Majestad el Cuatro y la Asociación Nacional de Cuatristas.

Al tiempo que organiza encuentros nacionales, festivales y talleres, sobre todo dirigidos a los jóvenes, el músico venezolano encabeza un novedoso proyecto en el cual el cuatro -guitarrilla de cuatro cuerdas- es el actor principal: Sir Augusto Ramírez y su Raku´s Jazz.

En entrevista con Prensa Latina, Sir Augusto -como popularmente le llaman sus seguidores- asegura que el salto se debe a varias razones, entre ellas la versatilidad de la guitarrilla venezolana y las opciones de improvisación del instrumento y de la música nacional.

- ¿No teme que sea vista de forma inapropiada esta incursión del instrumento musical venezolano en el jazz, como otras que se hacen actualmente en el pop y otros géneros?

- No hay que verlo con malos ojos. Lo que hay es que siempre guardar respeto por las composiciones de los autores y engrandecer y embellecer las obras. No podemos quedarnos sentados y que el mundo siga rodando, tenemos que ir a la par de la evolución.

- ¿Pasa lo mismo con su incursión en el reaggaetón?

- Por eso interpreto Pajarillo Reaggetón (de su autoría). Ahorita esa expresión esta de moda . de repente de aquí a un mes a la gente se le olvidó, como ocurrió con La Lambada. Esto puede suceder, lo que no pasan son las raíces autóctonas y verdaderas de la música tradicional.

- ¿Fue difícil incorporar el cuatro al jazz?

- En absoluto. La música venezolana está llena de improvisaciones. Cada vez que uno toca música venezolana con el arpa, la bandolina, el cuatro, la toca distinto y sobre la base de improvisaciones, de allí que es muy fácil para los venezolanos y latinos en general hacer jazz.

Cierto que es novedoso mezclar el cuatro con instrumentos de banda de jazz, pero es muy versátil y nos permite combinar la música de ese standard con la venezolana y latina en general.

- ¿Desde el principio estuvo el cuatro incluido en el grupo? ¿Cómo fue la aceptación del público y la crítica?

- Desde el principio tuvimos el cuatro. Pareciera mentira, pero ha habido una aceptación positiva a nivel de los conciertos y buena crítica: si hay opiniones malas no me las han expresado.

- ¿Qué momento vive el cuatro hoy en Venezuela?

- El cuatro está viviendo uno de los mejores momentos. A través de la fundación Su Majestad el Cuatro de la Asociación Venezolana de Cuatristas, que yo presido, tenemos más de 450 afiliados a nivel nacional. Hay un gran auge sobre todo entre los jóvenes.

A mediados de octubre en el centro de arte La Estancia, nuestra sede, culminamos los talleres de segundo y tercer niveles y X encuentro de Cuatristas "Fredy Reyna" a nivel nacional.

- ¿Ha influido en el auge la Ley Resorte, que obliga a colocar el 50 por ciento de música nacional en las emisiones radiales?

- No solo el cuatro, pero en mi opinión, hay una contradicción: la radio debe aupar la música venezolana y darle oportunidad a los jóvenes y los que graben música nacional, pero no porque los obliga una ley.

La ley no debería existir, sino la conciencia de cada uno de nosotros y que sea por voluntad propia.

- ¿Cuántos cuatristas tiene hoy la Asociación?

- Tenemos 450 inscriptos, pero pensamos que hay otros 450 cuatristas que no conocemos, por eso hacemos encuentros por estados: en Anzoátegui ya vamos por el quinto, también en Falcón, Miranda, Nueva Esparta, Cojedes, Barinas...

En Raku´s (palabra japonesa para jolgorio, fiesta) el cuatro reina en medio de teclados, bajo, percusión, batería y flauta, con un repertorio que incluye desde Satin Doll (Duke Ellington), hasta Lágrimas Negras (Miguel Matamoros), pasando por interpretaciones propias.

El grupo se integra a una corriente creciente en el país con la presencia del instrumento venezolano en música de cámara (Ensamble Catako), pop (Rafael "El Pollo" Brito), global (Baraka) y hasta versiones de los Beatles (Música Expresiva).

Con arreglos propios Raku's Jazz interpreta piezas del cancionero venezolano, internacional y de Sir Augusto, que cuenta con un centenar de obras de géneros venezolanos, como joropos, aguinaldos, parrandas, gaitas y bambucos.

Escuchar a Rakús, con arreglos sencillos en los cuales predomina la alegría característica del cuatro, constituye una experiencia desintoxicante para las presiones propias de la vida moderna y una reafirmación de la actualidad y versatilidad del cuatro venezolano.

Ml

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

juan -

hola estoy en shenzhen china.quisiera abrir la oportunidad de ofrecer clases de cuatro en este pais a ninos desde los 6 anos.

he estado intentando de comprar .3 cuatros y una mandolina marca: (torrense)en merida.hasta ahora tengo desde noviembre intentando contar con un viejo amigo musico es-integrante de la orquesta meridena pero no se si lo que necesito comprar alla me podra llegar antes de se termine esta semana. no se que tal garantiza DHL u otra empresa la llegada . solo que aun no he podido obtenerlos fdo: juan

desde shenzhen china

Michael -

Nunca ha pensado en cambiarse ese nombre tan ridiculo???????

javier gomez -

Sir Augusto, que bueno contactarme contigo de nuevo. Un abrazo acorde con mi tiple y tu cuatro

José Dos Santos -

Aplaudo las búsquedas y difusión de las realizaciones de nuestros pueblos. Que el ejemplo de Lozano se multiplique.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres