Blogia
Papel Diario

Iglesia Católica: Socialismo si, Socialismo no

Iglesia Católica: Socialismo si, Socialismo no

Miguel Lozano

Caracas.- Dos corrientes se manifiestan hoy en la iglesia católica venezolana, en torno al debate sobre el socialismo convocado por el presidente del país, Hugo Chávez, del cual ningún sector nacional parece ajeno.   De un lado, sectores como el obispo de San Cristóbal, Táchira, Mario Moronta, piden a los católicos participar en las discusiones mientras otros como el vicepresidente de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Coro, Roberto Lückert, estiman lo contrario.   Chávez, quien considera a Luckert representante de la oligarquía y a Moronta de la población humilde, estima que con el llamado a dejar de lado las discusiones filosóficas, se pone de manifiesto la posición de los capitalistas que quieren negar el pensamiento.    La oligarquía le tiene miedo al debate, afirmó Chávez, quien al mismo tiempo elogió una reciente carta pastoral de monseñor Moronta, en la cual invitó a los católicos a hacer aportes a la construcción del socialismo en el siglo XXI.   Según su criterio, la posición de Luckert es parte de una trampa aplicada durante años: no hay que discutir ni filosofía ni sociología, porque las elites se creen dueñas de la verdad y quieren que no se estudie.   El Jefe de Estado venezolano estimula la discusión y el análisis sobre la forma de adaptar el socialismo al país, para proceder a profundizar los cambios que encabeza desde 1999, tal como propuso en la pasada campañaelectoral.     El pasado 3 de diciembre, Chávez ganó un nuevo mandato Presidencial 2007-2013 con la promesa de abrir el camino socialista para garantizar el desarrollo y la justicia social.   Para el mandatario, la adaptación a las condiciones históricas de Venezuela requiere el análisis de los éxitos y errores del socialismo, la investigación de los clásicos y el aporte del ideario del Libertador Simón Bolívar.   Asimismo resalta la coincidencia de esa corriente filosófica con los principios colectivistas de los aborígenes y de justicia social del cristianismo originario, hasta el punto de considerar a Jesucristo el primer socialista.   Al aclarar los lineamientos de su pastoral, monseñor Moronta consideró que es un instrumento para demostrar que se vive en democracia y por ello los católicos deben participar en la búsqueda de una mejor sociedad para Venezuela.      En el Táchira –precisó-  en consulta con los sacerdotes, decidimos brindar un conjunto de reflexiones desde la doctrina social de la Iglesia para que los católicos tengan un instrumento en la discusión.   Ante críticas a su posición, el religioso aseguró que el documento tiene su dogma en la Biblia y la doctrina social de la Iglesia emanada del Vaticano y de la Conferencia Episcopal Venezolana.   De otro lado Lückert, considera que la discusión del socialismo no es una prioridad : yo creo que no nos podemos entretener en discusiones filosóficas cuando lo que tenemos que hacer es actuar.  Sin embargo, Luckert también critica la actuación práctica del gobierno y censura incluso programas sociales para entregar servicios gratuitos de salud y educación a toda la población.    "Estamos terminando con construir un país de flojos y de haraganes, donde no han entendido que el trabajo es virtud y la única forma que tengo yo para santificarme, como cristiano, es a través del trabajo", ha dicho Luckert.   Contrariamente, uno de los argumentos utilizados por Chávez para convocar a la construcción del socialismo es su convencimiento de que mediante el sistema capitalista será imposible terminar con problemas como la miseria yel desempleo.   De otro lado, el sacerdote católico –representante de una institución que alaba la limosna- simplifica el sentido de los programas sociales (misiones) de Chávez, encaminados a proporcionar herramientas para la inclusión en lasociedad.   Entre los programas se incluyen Vuelvan Caras (capacitación laboral de desempleados) y varios para garantizar la educación hasta el nivel universitario, además de Barrio Adentro (salud gratuita) y Mercal (distribución de alimentos subvencionados).   “La Iglesia Católica, sus sacerdotes en todos los niveles, den un paso al frente en el debate y más que en el debate en la construcción del socialismo   de nuestro socialismo: bienvenidos”, ha dicho Chávez.   En respaldo a esa posición, Chávez recibió en uno de sus programas Aló Presidente una llamada del padre Matías Camuña, para quien “estamos en un momento de parir un mañana mucho más productivo, de compañerismo,solidaridad y compromiso”.

Fuente: Prensa Latina

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres