Blogia
Papel Diario

Venezuela: nuevo esquema para la Faja

Venezuela: nuevo esquema para la Faja Por Miguel Lozano
Caracas.- El gobierno venezolano avanza en una importante expansión petrolera en la Faja del Orinoco, el mayor depósito del mundo, con un esquema diferente al de los modelos y errores de procesos similares en el pasado.
La región con una extensión de 55 mil 314 kilómetros y un área de explotación de 18 mil 220 kilómetros se ubica a orillas del río Orinoco en el centro de Venezuela en territorios de los estados Guárico, Anzoátegui y Monagas.
Para la extracción de los estimados 234 mil millones de barriles de crudos pesados y extrapesados la zona fue dividida en cuatro áreas: Boyacá, Junín, Ayacucho y Carabobo, segmentados en 27 bloques de 500 kilómetros cuadrados cada uno aproximadamente.
Actualmente se lleva a cabo la certificación internacional a concluir en 2010, que convertirá ese año a Venezuela en la primera reserva mundial de hidrocarburos con 316 mil millones de barriles para desplazar a Arabia Saudita (264 mil millones de barriles).
La enorme riqueza comenzó a atraer a inversionistas extranjeros, luego de vencer una campaña de desprestigio que siguió a la decisión de las autoridades de terminar con la llamada apertura petrolera, en la práctica una privatización encubierta.
Para recuperar la soberanía sobre el petróleo, sin frenar el desarrollo, la Asamblea Nacional de Venezuela puso término a los acuerdos de servicios y estableció la obligatoriedad de crear empresas mixtas con mayoría estatal para la explotación.
Sólo entre Rusia y Venezuela informaron que invertirán 36 mil millones de dólares en dos empresas mixtas con mayoría accionaria de Petróleos de Venezuela (PDVSA) para producir 900 mil barriles por día en los próximos años.
Esa producción, que se sumará a la actual de algo más de 600 mil barriles por día, se hará mediante empresas mixtas con Petróleos de Venezuela (PDVSA), en las cuales la estatal suramericana tendrá como mínimo una mayoría de acciones del 60 por ciento.
En algunos casos, como las firmas rusas que invertirán 20 mil millones de dólares, se trata de conglomerados de empresas, recurso también analizado por otras firmas extranjeras, según trascendidos de las conversaciones.
Rusos y chinos trabajaran en la vecindad de firmas como British Petroleum (Gran Bretaña), Repsol (España), ENI (Italia), Statoil (Noruega) y compañías de Estados Unidos y otros países.
Las grandes perdedoras, hasta ahora, son las estadounidenses Chevron y Conoco Phillips, que decidieron no participar e incluso presentaron litigios a Venezuela, en coincidencia con llamados de políticos de la derecha estadounidense.
La ofensiva política, sin embargo, no pudo frenar la atracción de la inmensa reserva de hidrocarburos que apunta a convertirse en el futuro en uno de los grandes polos energéticos y fuente segura de petróleo del mundo.
El proceso va dejando atrás algunos mitos como la inviabilidad de explotación de los crudos pesados y extrapesados debido a la necesidad de usar mejoradores de la calidad de estos hidrocarburos mediante procesos que encarecen su producción.
Aún con el uso de mejoradores, el petróleo de la faja ha demostrado ser una opción segura para inversionistas, en un panorama de avance constante de las tecnologías para su explotación.
Ante las dudas de algunos sobre la capacidad de Rusia de explotar este tipo de curdos, el primer ministro Vladimir Putin anunció recientemente que su país está en condiciones de adquirir la mejor tecnología del mundo.
Sin embargo, a raíz de experiencias anteriores, el gobierno del presidente Hugo Chávez busca la aplicación de un modelo de explotación que se aparte del anterior, exclusivamente centrado en los factores económicos.
Al respecto Chávez adelantó la propuesta de crear un ente regional para desarrollar la Faja Petrolífera del Orinoco con una planificación en detalles que tenga en cuenta también otras infraestructuras y condiciones sociales.
La idea es evitar las malas experiencias de expansiones anteriores en Maracaibo, Maturín y Ciudad Guayana cuando aparte de las grandes obras e instalación de campos petroleros nadie pensó en las viviendas de los trabajadores.
En esos proyectos muchos obreros terminaron viviendo en barrancos, ranchos y barrios miserables, un resultado que el gobierno venezolano, con un amplio enfoque social en su gestión, no quiere repetir.
La proyección de Chávez es construir ciudades ecológicas y no contaminantes para no depender sólo del trabajo en los campos petroleros.
La propuesta es, aparejado al desarrollo petrolero, ir recuperando tierras para la agricultura e impulsar otras actividades “de cara al río”
como la pesca.
“Es parte de la revolución, prever educación, agricultura, pesca y salud para que no dependamos sólo de la explotación petrolera que es una acción del siglo XX”, expresó el mandatario a mediados de septiembre al anunciar una reestructuración gubernamental.
Fuente: Prensa Latina
Ml
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres