Blogia
Papel Diario

Cultura

Carlos Núñez, música celta y universal

Carlos Núñez, música celta y universal

Miguel Lozano

Madrid (PL) Quizás porque -sin darnos cuenta muchas veces- está en tantas sonoridades, escuchar música celta provoca la sensación de un "deja vu", un sonido que llega de un pasado remoto o va hacia un futuro ya vivido.

Probablemente una de las definiciones más certeras de este sentimiento lo expresó el escritor brasileño Paulo Coello al músico español Carlos Núñez, según contó este gaitero y flautista gallego:

"Paulo Coello me insistió en eso: esta música tiene algo de iniciático. Cuando termina el concierto algo ha pasado en ti, algo ha cambiado, ha nacido algo nuevo".

Si bien la definición es aplicable a un ámbito más amplio, Coello se refería específicamente a la obra de Núñez, un creador que ha sabido imbricar el tronco celta con el flamenco, la música clásica, bandas sinfónicas, el tango, el country o el rock.

Un crítico estadounidense lo calificó como el Jimmy Hendrich de la gaita, por su forma de utilizar la versión gallega de ese instrumento como una guitarra eléctrica.

Su más reciente disco, Inter-Celtic, salió al mercado en julio de 2014. Antes Nuñez lanzó en 2012 Discover una recpilación que confesó fue hecha para quienes no saben nada de la música celta ni de su trabajo.

Discover recogió obras creadas por Núñez durante 15 años, trayectoria en la que sumó influencias y colaboraciones con Montserrat Caballé, Roger Hodgson (Supertramp), The Chieftains, Sinéad O’Connor, Luz Casal, Compay Segundo y músicos flamencos.

El artista considera su música un resultado nuevo, fruto de la capacidad de los españoles de mezclar de forma natural las músicas del norte, atlántica o latina, lo cual considera una clave para el futuro.

En Inter-Celtic cuenta, como en Discover, con la colaboración del irlandés Paddy Moloney (The Chieftains) con quien le une una estrecha relación artística dada por el entroncamiento del folclore irlandés, escocés y gallego.

Como toda su obra, el disco expresa la esencia de la música de origen celta con los aportes de otras expresiones, gracias a que no se trata de una improvisación o de "fusión" de moda, sino del resultado de un trabajo investigativo de años.

Además de The Chieftains colaboran en el disco los bretones Alan Stivell y Dan Ar Braz, los irlandeses Altan, Sharon Shannon, Dónal Lunny y el escocés Donald Shaw.

En la pieza Two Shores participa el estadounidense Ry Cooder y en Feira de mangaio, músicos brasileños, expresión de sus tres años de estancia en Brasil y de su capacidad integradora.

El álbum incluye Reel Roots, aporte a la mezcla de música celta y latina del grupo irlandés Riverdance, e incorpora Over Nine Waves, banda sonora realizada para los animados japoneses de Studio Ghibli.

Otra pieza relevante es Mambo, compuesta con el guitarrista Pancho Álvarez como himno de la Vuelta Ciclista España de 2013.

Se incluyen en el disco Alborada de Veiga/Muiñeira de Chantada, The Flight of the Earls y Lundu, con colaboración de The Chieftains y Un Galicien libre à Paris, una canción que Dan Ar Braz compuso en honor al padre de Núñez.

En total son 16 piezas de música celta, tan diversas como las expresiones que abarca ese término y que para algunos críticos es una denominación comercial para promocionar música contemporánea de raíz folklórica.

Pero más allá de la polémica, con su obra el gallego Núñez muestra un sano equilibrio entre esos sonidos llegados del pasado europeo, que introducidos en diversos géneros en todo el mundo, mantienen un impresionante don de estremecimiento.

Montserrat Caballé, quien ha colaborado con Núñez en sus proyectos afirmó en una ocasión que la música del gallego "en realidad es nuestra etnia profunda, que de repente aparece de nuevo", valoración que trasciende cualquier disputa.

En el vagabundeo musical de Núñez (nacido en el municipio gallego de Vigo) no puede soslayarse su versión gaitera de la conga de Ernesto Lecuona Para Vigo me voy, que incluso tocó en compañía del legendario Compay Segundo.

Visitó Cuba por primera vez en 1993, cuando coincidió con Ry Cooder y tocaron juntos con varios de los músicos que luego dieron lugar a Buena Vista Social Club, por lo cual considera ese proyecto también algo gallego.

De esa visita ha dicho que fue una gran aventura junto The Chieftains, a quienes considera sus maestros, Cooder, Compay Segundo, Omara Portundo la vieja trova santiaguera, Changuito ... Fue un auténtico buque de música del que salieron muchas cosas, aseguró.

Allí descubrió viejos flautistas gallegos (entre ellos Rodolfo Posada) que preservaban las técnicas de tocar el instrumento desaparecidas ya en Galicia y habían logrado una mezcla extraordinaria de la música latina con los ritmos afrocubanos.

Con su gaita Núñez no teme interpretar tampoco obras de Bach ni piezas universales como el Bolero de Ravel o el Concierto de Aranjuez de Joaquín Rodrigo que en su opinión "si se toca con guitarra suena a sur y si se toca con gaita suena a norte".

Que es uno de los mejores gaiteros del mundo es lo menos que se puede decir de Carlos Núñez, investigador y de esos músicos que sabe integrar nuevas sonoridades al tronco de la herencia para hacer una música reconocida, al menos como cercana, en los más variados rincones.

ml

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Bailando la canción del verano

Bailando la canción del verano

Miguel Lozano

Madrid.- Quizás responda a una lógica comercial que de las cuatro estaciones sólo el verano tenga su canción, o tal vez se deba a que en esta época, más propicia para la celebración, se agradecen más las tonadas alegres y bailables.

   Sea cual sea la explicación, una cosa es cierta: Bailando (Enrique Iglesias, Descemer Bueno y Gente de Zona) es considerada ya la canción del verano en España y en más de 20 países  se colocó en el primer lugar de las listas de éxitos.

   Más allá de su melodía pegadiza, sin embargo, Bailando conjuga una mezcla musical que la convierten en una pieza cercana para gente de diversas latitudes e incluso, con una versión en inglés, no deja de ser atractiva para los anglosajones.

    A su paso por Madrid, en conversación con Prensa Latina, el músico cubano Descemer Bueno, autor de la canción reveló algunas claves del éxito, que muetra también una historia de cooperación y amistad, no exenta de polémica

   Contrario a lo que se pueda pensar al escuchar su melodía alegre y desenfadada, Bailando requirió mucha dedicación para perfilarla y convertirla en un éxito.

    A Enrique Iglesias, explica, hay que convencerlo, cuesta mucho trabajo convencerlo en el tema de las canciones y hay que trabajar muchísimo pues es muy exigente.

    Por eso –afirma- le dediqué mucho trabajo a la canción hasta que se hizo atractiva para él y fue cuando le llevé la versión hecha en Cuba con Gente de Zona.

   Antes –explica- la teníamos hasta, digamos, un 80 por ciento y el 20 por ciento lo aportó Gente de Zona: sus voces y la fuerza urbana que tienen hicieron más interesante el tema.

      Un elemento clave, en su opinión, es la utilización de raíces españolas, como el flamenco, junto a la música cubana con elementos urbanos y las voces, negras en esencia, propias de la música de la isla.

   Nos apartamos de lo usual, que era una fusión tirando a las raíces africanas, muy utilizada en la música bailable y nos dimos cuenta que los elementos flamencos son igualmente ricos, asegura.

   Bueno estima que aunque el flamenco en América Latina ha estado enfocado en las academias de baile español, con Bailando se ha expandido, con buena aceptación entre el público latinoamericano, como afirma pudo apreciarlo en una reciente gira por México.

   En ese país, el compositor y cantante cubano, participó en los nueve conciertos que hizo con Enrique Iglesias con mucho público y en los que pudo apreciar, afirma, la buena aceptación de la canción.

    Otro elemento que aporta Bailando es la aceptación entre los cubanos, tanto en la isla como en el exterior, algo que satisface a Bueno porque lo considera un aporte a la tolerancia y la unidad de sectores sometidos por años a los avatares de una historia compleja.

    Al respecto confiesa que al inicio tuvo temor de no recibir el mismo apoyo entre los emigrados, pero los disipó el 5 de abril con más de dos mil personas en el Miami Dade County Auditorium que bailaron y se sometieron al influjo de sus canciones como en La Habana.

   Como sucede con muchos éxitos, Bailando no ha estado ajena a la polémica, dada por el reclamo del músico peruano Pelo D’Ambrosio quien acusó al autor de haber tomado partes de su canción Lejos de ti.

   Interrogado al respecto, Bueno refiere que, según sus informaciones,  D`Ambrosio dejó a un lado cualquier petición formal luego de recibir muchas críticas, pues realmente no existe base para su demanda.

   Inscribimos la melodía y el bajo como requiere la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y nuestra obra inscrita no tiene absolutamente nada que ver con la otra canción, asegura.

    Creo –apunta- que él se refiere al arreglo, a lo que hace la guitarra, pero no tiene tampoco ninguna razón. Yo trabajo con Jesusín, un guitarrista cubano ciego residente en Nueva York, y lo utilizo en todos los arreglos.

   Con este guitarrista creo las melodías en el estudio, no le doy una partitura: le digo tengo estos acordes y quiero desarrollarlos de esta manera. Si tres notas coinciden con cualquier melodía del mundo, es una casualidad, pero realmente no tiene que ver con la canción.

   Sobre este modo de abordar los arreglos, Bueno explica que lo hace influenciado por Steve Coleman y otros jazzistas y porque considera innecesario escribirlo. Ni tan siquiera hay un arreglo escrito de Bailando, subraya.

      Antes, el autor gozó ya de reconocimiento internacional con Cuando me enamoro (interpretada por Enrique Iglesias y Juan Luis Guerra) obtuvo que estuvo 18 semanas consecutivas en la revista Billboard y canciones entregadas a artistas como Thalía y Marco Antonio Solís

   Ahora Bailando demuestra que no se trata de una casualidad, sino es expresión del talento y disciplina de un músico de sólida preparación, graduado de guitarra clásica en los conservatorios Manuel Saumell y Amadeo Roldán en La Habana.

    A ello suma muchas ganas de hacer y un espíritu musical abierto a géneros diversos como el flamenco, la bachata o el rap.

   En España se dio a conocer en 2006 con el premio Goya a la banda sonora del filme Habana Blues, además de su colaboración con Ana Torroja y Luz Cazal,

   Su gira por España, revela a Prensa Latina, abrió la posibilidad de una colaboración con Estopa, ya confirmada, y otra más con Ana Torroja, todavía en negociación, que pudieran formar parte de su próximo disco.

   Sobre ese álbum afirma que quiere ser muy cuidadoso, porque es una obra para toda la vida, que luego no se puede echar para atrás, como tampoco se le podrá quitar al músico todo lo bailado por multitudes este verano de 2014.

   Bailando alcanzó 170 millones de descargas en Internet  expresión del gran empujón a su carrera dado por la canción, que lo puso sobre las alfombras internacionales con artistas como Enrique Iglesias. Ahora con su ayuda estamos en el mapa, asegura el músico cubano.

Ml

 

De la radio comunitaria al mundo, José Alejandro Delgado

De la radio comunitaria al mundo, José Alejandro Delgado

 

 

Por Miguel Lozano

Madrid.-  Con un proyecto musical que define cósmico de raíces venezolanas, José Alejandro Delgado, defiende hoy su pertenencia a un momento particular del país, en el cual, asegura, la tradición se imbrica con lo más actual.

    Se dio a conocer mediante la red de radios comunitarias impulsada desde 2005, pero ahora inició en España una gira que incluye Serbia, Chipre, Rusia, Francia y Grecia con una música con la que, dice, hace más preguntas que respuestas.

   Su primer disco fue La Ventana (2005),  al que siguió Canciones y Poemas, con piezas propias y letras de poetas venezolanos, después A Pedal y Bomba y en 2012 lanzó Rueda Libre un disco ecléctico con ritmos venezolanos e internacionales.

   En entrevista con Prensa Latina, Delgado se incluye en una corriente de músicos surgido con la política cultural del gobierno venezolano en respuesta a la ofensiva mediática en su contra.

   El gobierno bolivariano, apunta, amplió la política comunicacional y de crearon muchas radios. A partir de ahí se abrieron puertas para artistas cuyos proyectos no coinciden con el patrón comercial.

   Recuerda que en un lapso de seis meses luego de comenzar a oírse su primer demo en las radios comunitarias mucha gente comenzó a escribirle de todo el país.

   Pero, en su opinión, la política cultural no se refiere sólo a eso, sino también a medidas como la del establecimiento de un porcentaje de la música venezolana en las transmisiones.

   En su criterio, es maravilloso tener una ley que establece que el 50 por ciento de la música transmitida debe ser producida en Venezuela, sin excluir ningún género, y de esta la mitad de raíz tradicional.

   Todas las emisoras tienen que poner música tradicional; ahora bien, alerta, como y cuando lo hacen es otro tema. A veces las emisoras ponen toda la música tradicional en las horas de menor audiencia.

   Interrogado sobre como se incluye lo venezolano en su proyecto de gran variedad de géneros, Delgado afirma que esas raíces están en todo.

   Venezuela, dice,  es Caribe y de ahí esa influencia y diálogo con esas culturas, calipso, salsa, merengue vallenato… Es un país muy amplio al cual llega cultura del mundo. Se escucha jazz, hip-hop, reggae, rock and roll…

   Asimismo considera que por ser de Caracas, una ciudad de muchas influencias, todo eso forma parte de su patrimonio, tanto como las músicas tradicionales.

   En el campo, recuerda, los campesinos se reunían y se ponían a cantar su música que para mi era mi patrimonio también

   Me pregunté ¿Por qué esa cultura no aparece y es absolutamente invisibilizada? Yo dije, bueno, la salsa está posicionada, el son, el bolero, no tienen riesgo de perderse. Son culturas hermosísimas que tienen una fuerza que trascendió.

   Lo que verdaderamente está en riesgo, o estaba en riesgo –opina-, porque ya no hay vuelta atrás, era lo tradicional. Ahora muchos jóvenes en este momento político y social entendimos lo que nos identifica o como puede ser esa hibridación que nos identifique.

    No se hace, advierte, desde la rigidez de un llamado rescate sino porque es mi patrimonio. Mi espíritu habla en malagueña, con el cuatro, cuando escucho la mandolina o la bandola, el merengue caraqueño, las maracas… ahí se identifica mi espíritu.

   Y también me identifico con otros géneros porque soy de Caracas. Ahí empecé a hacer canciones desde la pregunta. ¿Será posible que esto que dice mi espíritu se pueda juntar con esto otro que dice mi espíritu también?

   Por eso estima que sus canciones son mezcla de géneros: toco un son latino con merengue caraqueño, luego paso a una malagueña, una jota oriental, un dixieland, otra salsa con latin-jazz.

   Voy preguntándome cosas: ¿Qué soy? ¿Esto? ¿Esto? Más que respuestas las canciones son preguntas.

   El repertorio, aclara, lo armamos desde la posición de preguntarnos: será que la gente en Madrid podrá hacer este viaje a Venezuela con los géneros y canciones que vamos mostrarles. Será posible eso? Así armamos ese rompecabezas

   Delgado considera que sus actuaciones terminan siendo un viaje en el cual la gente responde sí entendió o no; aunque no lo digan, estima, lo hacen desde lo corporal, de la conexión espiritual más que desde la formalidad.

Ml

 

Raúl Rodríguez: Flamenco con tres cubano

Raúl Rodríguez: Flamenco con tres cubano

 

 

Miguel Lozano

Madrid.-  El músico español Raúl Rodríguez preparó Razón de Son, un espectáculo que redescubre sonoridades del tres, la guitarra cubana, y la pone al servicio del flamenco.

   El proyecto de Rodríguez constituye una de las atracciones del 18 Festival Etnosur 2014 en Jaén (Andalucía) en julio.

    Razón de Son, según el músico, busca el redescubrimiento del lenguaje estético  mestizo entre España y las que fueran colonias afro-caribeñas, a través de los puertos andaluces de Sevilla y Cádiz en los siglos XVI al XIX.

    La propuesta incluye tonadas nuevas y reinterpretaciones de antiguas danzas, con el tres como protagonista, para abrir las vías de un Son Flamenco.

   El compositor, productor y guitarrista se adentró en los secretos del tres en Cuba con maestros como Pancho Amat, avalado por un bagaje que incluye su licenciatura en Geografía e Historia y Antropología por la Universidad de Sevilla.

   Sus ansias musicales imbricadas con  investigaciones antropológicas lo llevaron ya a la realización del espectáculo Punto flamenco: repentismo y compás con el grupo de Alexis Díaz-Pimienta, uno de los principales cultivadores de la décima en Cuba.

   El hijo de la cantante Martirio (Maribel Quiñones), una innovadora de la copla, se incorporó por primera vez el tres cubano al flamenco con el grupo Son de la Frontera, creado en 2003.

  El afán que le lleva a este camino no es sólo antropológico, sino resultado de un espíritu musical inquieto que pasó por la batería y guitarra eléctrica de blues y rock hasta formarse como intérprete del flamenco con el estudio del Toque de Morón.

   En una entrevista anterior explicó que la vertiente del tres cubano, es su forma de acercarse a la música popular con respeto a la tradición, pero también con cosas nuevas, con un mínimo sentimiento de trasgresión.

    Para él, el tres cubano está históricamente vinculado al flamenco desde el siglo XVI, cuando muchos andaluces emigraron a Cuba y aportaron al “guajiro" (campesino cubano) elementos de sus raíces.

   Considera que el tres, instrumento de tres cuerdas dobles, fue probablemente hermano de la guitarra y en alguna medida descendiente de las guitarras andaluzas si bien con lógica diferente, con las cuerdas agudas en la parte superior.

   Auque a simple vista no lo parezca existe diferencia en la técnica interpretativa de los dos instrumentos, lo cual supone un grado de dificultad mayor si se tiene en cuenta su utilización en un género diferente.

    La audacia de Raúl Rodríguez le llevó también a incursionar con su tres en la banda de Juan Perro (Santiago Auserón) otro músico español innovador e investigador de las corrientes musicales de ambos lados del Atlántico.

   La experiencia parte de una premisa que en música ha demostrado su validez: innovar con las bases de la tradición, si bien en este caso se trata, además, de acudir a elementos de dos culturas, diferentes pero emparentadas por la Historia  

Ml

 

 

 

Mezquita-catedral de Córdoba, abierta a la polémica

Mezquita-catedral de Córdoba, abierta a la polémica

Miguel Lozano

Madrid.- Joya arquitectónica e histórica, referente del tumultuoso pasado y la mezcla cultural de España, la mezquita-catedral de Córdoba centra hoy una polémica que enfrenta a la Iglesia Católica y a partidarios de la propiedad pública del inmueble. En la misma ciudad donde convive hoy la herencia islámica, cristiana, judía y romana, se enfrentan las posiciones en torno a la edificación, construida como mezquita en 785, sobre una basílica visigótica y reconvertida en 1238 en catedral católica.

El coordinador de Izquierda Unida (IU) y representante de la vicepresidencia del gobierno andaluz en Córdoba, Pedro García, afirmó a Prensa Latina que su partido mantiene la demanda de propiedad pública, pese al rechazo del ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón.

Al contestar a una pregunta de un representante de IU en el Senado, Ruiz-Gallardón consideró recientemente un despropósito la petición, también respalda por casi 400 mil firmas recogidas por una plataforma ciudadana que defiende el reconocimiento de la edificación como bien público.

En opinión de García el problema parte de la etapa de la dictadura de Francisco Franco (1939-1975), cuando la ley permitía a los miembros de las diócesis de cada provincia actuar como notarios.

En ningún momento, agregó, se cambiaron esos artículos de la ley hipotecaria de Franco y lo que hizo la iglesia en 2006 fue inscribir bienes sin matricular en el registro de la propiedad, entre ellos el de Córdoba.

A partir de esa fecha, dijo, hay 10 años para que alguna administración pública pueda pedir la propiedad de la mezquita-catedral y si no lo hace sería posesión de la iglesia de por vida.

Actualmente, agregó, manejamos la posibilidad que la Junta (gobierno) de Andalucía pida la propiedad.

En su opinión la respuesta de Ruiz-Gallardón en el Senado se incluye en la complacencia existente entre el gobernante Partido Popular y la iglesia.

En esa corriente García incluyó al opositor Partido Socialista Obrero Español, el cual -dijo- no se esfuerza mucho en este tema.

Del otro lado, el presidente del cabildo de la Catedral de Córdoba, Manuel Pérez Moya, afirmó, en otra entrevista con Prensa Latina, que todos los documentos históricos, jurídicos y administrativos atestiguan que la propietaria del edificio es la Diócesis de la ciudad.

No hay ningún documento en el que aparezca que en algún momento fue propiedad del Estado. Por tanto son casi 800 años de posesión pacífica ininterrumpida, en los cuales se ha mantenido el culto católico, subrayó.

Según Pérez Moya, dudar de quien es el propietario es una falta de rigor histórico.

Interrogado sobre la tardanza en inscribir el edificio en el registro de propiedad, argumentó que cuando terminó la dictadura se aprobó en España una nueva Constitución, la cual establece la separación entre la Iglesia Católica y el Estado.

A partir de ahí, apuntó, se admite la pluralidad de credos y comienzan las otras confesiones a adquirir terrenos y templos. Entonces ya ellos podían inscribir esas edificaciones en el registro.

La Iglesia Católica, afirmó, no registró nunca sus bienes en España porque no lo necesitaba.

Para que la confesión católica tenga el mismo derecho, a la iglesia se le permitió la inscripción en el registro. No fue un privilegio, expresó.

Pérez Moya opina asimismo que la inscripción no supone de por sí un derecho de propiedad, pues ello se debe demostrar ante un notario y la Historia lo avala.

Sin embargo, ante el argumento de la diócesis de que el edificio es lugar de culto desde hace casi ocho siglos, García recordó que este fue declarado por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1984.

A partir de ahí entendemos que debe ser de propiedad pública, afirmó García, quien considera la perspectiva muy complicada y compleja pues, en su opinión, como dijo Miguel de Cervantes en El Quijote: con la iglesia hemos topado.

Según su criterio, en el tema hay una mezcla de intereses políticos y económicos, pues la Iglesia recauda anualmente 13 millones de euros por concepto de entradas, sin pagar impuestos.

En virtud del acuerdo (concordato) firmado entre el Estado español y el Vaticano, no pagan nada al fisco por los ingresos y sólo abonaron la suma de 30 euros en el Registro de Propiedad para inscribir el edificio.

Otro elemento de la polémica es que la iglesia reconoce sólo el título de catedral, mientras los partidarios de la propiedad pública reclaman que se le denomine mezquita-catedral.

La denominación busca reflejar lo que consideran un paradigma universal de concordia entre culturas, como podría interpretarse de la exuberante arquitectura que aglutina elementos culturales diversos, como pocas edificaciones pueden exhibir en el mundo actual.

La asociación ciudadana denominada Plataforma Mezquita-Catedral, que promueve la recolección de firmas a favor de la propiedad pública, anunció que cuenta ya con el respaldo de 360 mil personas.

Entre ellas destacan el exdirector de la Unesco Federico Mayor Zaragoza, el Premio Nacional de Literatura Antonio Gala y los galardonados con el Premio Príncipe de Asturias, el arquitecto británico Norman Foster y el académico español Antonio Muñoz Molina.

La Plataforma aboga por respetar el uso litúrgico católico de la mezquita-catedral en el contexto de una gestión pública y profesional de un monumento con una dimensión histórica, arquitectónica, patrimonial y turística incuestionables.

No se trata, asegura, de un debate religioso, sino cultural y de gestión del patrimonio histórico.

ml

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Toledo, ciudad de las tres culturas

Toledo, ciudad de las tres culturas

Miguel Lozano

Toledo, plaza de riqueza monumental, es conocida como ciudad de las tres culturas, donde cristianos,árabes y judíos dejaron sus huellas, muestra de convivencia no exenta de tempestades, como es habitual en la Historia.
   Acalladas las trifulcas con el paso de los siglos, la ciudad, a solo 80 kilómetros de Madrid, se mantiene como un remanso de paz, con la serenidad que aportan sus murallas, callejuelas, iglesias, palacios, fortalezas, mezquitas y sinagogas.
   Esta gran diversidad de estilos artísticos convierte el casco antiguo en un museo al aire libre, hecho reconocido con su declaración como Patrimonio de la Humanidad.
   Ubicada en el margen derecho del río Tajo, la primera referencia que se tiene es la de una pequeña ciudad fortificada, según el historiador romano Tito Livio, un signo distintivo que todavía se aprecia en las murallas.
   La huella de la conquista romana permanece en restos del acueducto y el circo; luego fue dominada por los germanos y, en 711, conquistada por los musulmanes, en manos de quienes estuvo hasta la reconquista en 1085 por Alfonso VI.
   Fue capital de Castilla y España, en tanto que sede los Reyes Católicos hasta su traslado a Madrid en 1563. Caminarla hoy constituye una especie de viaje a la historia que le otorgó riqueza y diversidad cultural.